SE COMPLETA GIRA MUNDIAL DE 80 DÍAS PARA LA EDUCACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

La Gira de 80 días en Honor del “Año Internacional de la Juventud” de las Naciones Unidas, se dirigió a los abusos ampliamente expandidos de los Derechos Humanos de los Niños 

UNICEF reporta que 40 millones de niños menores de 15 años sufren de abuso y abandono, mientras el USA National Committee to Prevent Child Abuse (Comité Nacional para la Prevención del Abuso de los Niños de EE.UU.) cita 3 millones de nuevos informes de abuso infantil o abandono cada año. A la luz de tales estadísticas sobre abusos de los derechos humanos en lo niños, es apropiado que las Naciones Unidas declaren el 2010 como el Año Internacional de la Juventud. Concurrentemente, en respuesta a los abusos ampliamente expandidos de derechos humanos en los jóvenes, la Dra. Mary Shuttleworth de Jóvenes por los Derechos Humanos Internacional (YHRI) recientemente completó su séptima Gira Mundial anual por los cinco continentes en ochenta días. El propósito de la gira es educar y centrar la atención en la promoción de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a decenas de miles de niños y funcionarios.

De acuerdo con la UNICEF, 1.2 millones de niños son traficados a través de las fronteras internacionales anualmente. Vendidos como bienes, estos niños son forzados a trabajo inhumano, negándoseles así la educación y robándoles de esta forma su infancia. Los jóvenes que no conocen sus derechos son vulnerables y son presas fáciles de individuos mal intencionados, razón por la que YHRI se centra en la educación.

“Cuando las Naciones Unidas declararon el 2010 el Año Internacional de la Juventud, supe que nuestro alcance en términos de niños a los que se les enseñaría sobre sus derechos humanos debía ser mayor que nunca”, dijo la Dra. Shuttleworth. La gira llegó a: México, Guatemala, Panamá, Ecuador, Brasil, Sudáfrica, Suiza, Portugal, Cerdeña, Sicilia, Italia, Grecia, Taiwán, Japón, Hawái y Los Ángeles.

La Gira Mundial 2010 de YHRI llegó a decenas de miles de estudiantes así como a funcionarios electos, judicaturas, oficiales de cumplimiento de la ley, educadores, líderes comunitarios y religiosos, con los medios promoviendo la educación de los derechos humanos a millones más.